Cuál es el perfil y las necesidades de los nuevos emprendedores

Ad portas del Día Nacional del Emprendimiento, la tipología de quienes lideran la concreción de una idea en una startup ha ido cambiando. En los últimos años bajó el promedio de edad y aumentó la participación femenina. Pero a pesar de los apoyos estatales, aún faltan las espaldas de las grandes empresas hacia los emprendedores.

La semana pasada, el International World Summit Award (WSA), una premiación mundial que destaca la innovación digital nombró a la app Kappo Bike como finalista del concurso. Este es sólo un ejemplo de emprendimientos “made in Chile” que van agarrando fuerza a nivel internacional, siendo parte de la nueva generación de ideas, innovaciones y startup locales.

Ad portas del Día Nacional del Emprendimiento (29 de abril) es difícil definir el nuevo perfil de los líderes de las startups chilenas. De hecho, un emprendedor puede ser alguien que crea un nuevo proceso basándose en nanotecnología, hasta alguien que, simplemente, abre un kiosko en el lugar prometedor para las ventas.

La V Encuesta de Microemprendimiento 2017 del INE, indicó que cerca de 2 millones de personas optan por esta vía para generar ingresos. De ellos, 17% son empleadores, mientras que el 83% restante pertenece Trabajadores por Cuenta Propia.

Alejandra Mustakis, define a esta especie criolla de la siguiente manera: “El emprendedor chileno es ingenioso y porfiado. Tienen el espíritu de hacer y deshacer todas las veces que sea necesario. Además, todos los días respiran y vibran por su negocio. No están esperando a que las cosas se hagan: las hacen”, dice la Presidenta de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech).

Otro acercamiento puede darla la categorización que hizo Corfo mediante sus programas de apoyo al emprendimiendo (ver gráficos). Al avanzar los años, la edad promedio de los emprendedores líderes al momento de postular ha disminuido constantemente. Así, en el último período (2010-2017), este indicador alcanzó alrededor de 34 años, siete años menos comparado con el lapso 2001-2009.

Los niveles educacionales predominantes en los beneficiados al momento de postular a los fondos de Corfo, son Profesional Universitario y Magíster. Ambas categorías agrupan en torno al 90%. Desde 2001 a 2017, hay cinco sectores económicos que han concentrado la mayor cantidad de emprendimientos apoyados. Se trata de Informática y Tecnologías de la Información (18%), Alimentos (7%), Transporte (7%), Construcción, Infraestructura y Energía (7%), Comercio (7%) y, finalmente, Publicidad e Industrias Creativas (6%).

Ideas femeninas

Si lo miramos desde un enfoque de género, los emprendimientos femeninos han aumentado constantemente, alcanzando su máximo en el último período, con un 26% de los proyectos totales. De hecho, la misma encuesta del INE también reveló que del total de líderes de iniciativas, sólo un 39,2% son mujeres.

“Por esto, urge que seamos capaces de cambiar el discurso y transformarlo en acciones integradoras y receptivas para que cada vez tengamos más emprendedoras en distintos rubros. A partir de ahí, podremos seguir llenando este ecosistema de ideas, innovación, nuevos negocios y un sinnúmero de características que nos beneficiarán de forma transversal, sin distinción de género”, dice Alejandra Fuenzalida, directora ejecutiva de la ONG United Way Chile.

Más atracción

En el marco de la celebración del Día Nacional de Emprendimiento, el ministro de Economía, José Ramón Valente, encabezará hoy el lanzamiento de la primera Convocatoria 2018 de Semilla Corfo. Este programa ya tiene varias iniciativas que se han trasformado no sólo en buenos negocios, sino en símbolos de la nueva generación de startups, como Yerka, la primera bicicleta candado del mundo; Gravitex, ropa deportiva con peso para quemar calorías; o Plan3D, sistema de impresión de órganos vitales.

Sin embargo, Christian Cancino, académico de la FEN de la Universidad de Chile, estima que si bien programas como Capital Semilla son una buena iniciativa, aún falta el soporte de todo un sistema nacional de innovación y un ecosistema de emprendimiento, en el que el rol del sector privado juega un papel clave.

“Sin su inversión en I+D, es muy difícil que nuestra economía logre desarrollar y posicionar empresas innovadoras”, comenta Cancino, y agrega: “Si las empresas de Capital Semilla lograron generar ventas sostenidas, lo que tendría un efecto positivo al apoyar la generación de nuevas empresas, tanto en volumen de ventas como el nivel de empleo generado, presentan bajas cifras de crecimiento. Además, los beneficiados no logran convertirse en empresas atractivas para el sector privado y el programa no logra escalabilidad en el financiamiento de las empresas tratadas”, concluye Cancino.

Por su parte, María de los Ángeles Romo, directora ejecutiva de Endeavor Chile concluye: “Nuestro desafío es lograr que los emprendedores chilenos vean el mundo como su mercado y Chile sólo como el mercado de prueba”.

 

 

Fuente: http://www.pulso.cl/empresas-mercados/perfil-las-necesidades-los-nuevos-emprendedores/