Conoce a Patricio Briones, director Centro de Desarrollo de Negocios de Linares.

Conversamos con el director del recientemente inaugurado Centro de Desarrollo de Negocios de Linares, Patricio Briones, acerca de este innovador proyecto que busca mejorar las oportunidades de negocios de los emprendedores y de las empresas ya establecidas.

 

¿De dónde nace la idea de crear este Centro de Desarrollo de Negocios de Linares?

En el año 2015 se firma un Memorando de Entendimiento entre los gobiernos de Chile y de Estados Unidos, bajo la Administración Bachelet y Obama, respectivamente, para contar con la asesoría de la agencia gubernamental Small Business Administration (SBA) a través de la Universidad de San Antonio de Texas (UTSA), a fin de apoyar la creación de Centros de Desarrollo de Negocios en nuestro país.

Lo anterior se tradujo en la creación de una red de 51 centros a nivel nacional, 4 de los cuales están alojados en la Región del Maule, cada uno ubicado en su cabecera provincial y cuya operación ha sido adjudicado a diferentes entidades públicas y privadas a través de licitaciones abiertas; principalmente Universidades, Centros de Formación Técnica y algunas Corporaciones.   

En el caso particular del Centro de Desarrollo de Negocios Linares, su operación está a cargo de la Universidad Santo Tomás y posee una cobertura de toda la Provincia de Linares.

 
2. ¿De qué manera ayudan a mejorar los negocios y  cómo apoyan a los emprendedores y empresarios que les solicita algún tipo de ayuda o asesoría?

Principalmente a través de asesoría individual, confidencial y gratuita para emprendedores y empresas de menor tamaño. En este sentido, cabe señalar que están definidos como emprendedores aquellas personas que tienen una idea de negocio que necesita ser orientada o también aquellos que mantienen un negocio de manera informal, es decir, que no han realizado inicio de actividades ante el Servicio de Impuestos Internos (S.I.I).

 

Importante es recalcar que no somos SERCOTEC, por lo tanto no financiamos proyectos, pero sí entregamos asesoría para mejorar la gestión y para quienes postulen a algún instrumento de financiamiento sea capaz de confeccionar su plan de negocios.

 

3. ¿Quiénes pueden ingresar al centro?

Principalmente empresas formales, es decir, que tengan inicio de actividades ante el S.I.I. y posean alguna trayectoria comercial, indistinto del rubro, pues la idea es poder mirar sus números y hacer gestión sobre ellos para mediante planes de trabajo que conforman la asesoría los empresas puedan aumentar las ventas, aumentar las contrataciones y obtener recursos en la banca tradicional en caso de así requerirlo. Acá puede ingresar quienes tengan minimarkets, barracas, restaurants, boutiques, carnicería, agricultores, cabañas de turismo, comercio en general, etc.

 

No obstante lo anterior, también nos interesa trabajar con emprendedores, pero sólo si tienen como horizonte en el corto plazo la formalización y si además poseen los recursos para concretar el emprendimiento, ya sea de su propio bolsillo o porque se adjudicó un subsidio. Es fundamental la formalización pues sólo a través de números podemos demostrar a quienes financian el programa y a la comunidad en general cuan efectivas son las acciones que realizamos. Acá definitivamente los números mandan.

 

4. ¿Cuál es su opinión acerca del emprendimiento?

Sin lugar a dudas es importantísimo. Los emprendedores del ayer son los empresarios de hoy, gracias a cuyo coraje y visión se han establecido y mantenido empresas por generaciones, generando empleos y dinamizando la economía local y nacional. Muchas de las grandes empresas y corporaciones a nivel local, nacional e internacional nacieron como pequeños emprendimientos, superando la etapa llamada “El valle de la muerte”, donde sólo logran sobrevivir no más allá de 1 de cada 7 emprendimientos, gracias a diversos factores, dentro de los cuales destaco el esfuerzo, la dedicación y la resiliencia, dado que el ser empresario es una opción que generalmente consume gran cantidad de las horas del día y no tiene domingos ni festivos, lo cual se ve además afectado por vaivenes de la economía y otros factores que no pocas veces amenazan la viabilidad de sus negocios.